Mr Danger y el Bestiario Musical

Desde el “Carnaval de los Animales” de Saint-Saëns la creación musical ha mostrado una fruición por lo zoológico como guía programática extramusical del contenido. La música tiene, pese a su medalla de oro en las olimpíadas de la abstracción, una capacidad de evocar, de caricaturizar, de imitar el mundo animal con los recursos más diversos. Ciertamente se trata de una apropiación humanizante de cuadrúpedos, batracios y emplumados sobre la cual antropólogos y lingüistas han glosado ampliamente, hasta el punto de sugerir que el origen de la música es la apropiación totémica de los gritos y cantos del Reino Animal.  La tecnología de edición no-linear ha permitido confeccionar en los estudios de grabación obras maestras del género, como lo son las miniaturas del pianista y compositor brasilero Jovino Santos Neto, publicadas en un célebre disco de Hermeto Pascoal “Festa dos Deuses”(1992), donde podemos escuchar musicalizaciones puntuales de cantos de aves tropicales. No son como las piezas del “Catálogo de Aves” para piano de Messiaen (1958) transcripciones alambicadas de mirlos o guacharacas suizas, sino batucadas sabrosonas, insólitos haikús sonoros con el ave grabada acompañada por diversos teclados y percusiones. Joyitas de poesía latinoamericana. Hasta un gallo tiene su escuela de samba, y luego aparece el gallo mayor, el animal político: Collor de Mello, entonces presidente del Brasil, a punto de ser despedido. También él, como cualquier plumífero, tiene su discurso musicalizado en el CD. El arte de copiar la prosodia humana en melodías resulta mucho más complicado que copiar ruiseñores: la frase se convierte en figura instrumental rítmica y caprichosa. En Venezuela, quizás inspirado por estas piezas zoo-políticas, el compositor Alonso Toro creó en 1995 el célebre “No me perdonan” sobre el discurso de despedida de otro presidente a punto de ser despedido. El canto del cisne de Carlos Andrés Pérez, con sus trastablilleos, se convirtió en un clásico; cada palabra del discurso se incorpora melódicamente como material musical estrictamente armonizado en un bolero magnífico, un tour de force. El disco abre con la Cumbia de Agustín Loro, y plantea variantes originales, conceptualmente poderosas y vigentes, en el juego abierto por el disco de Hermeto Pascoal. Quince años más tarde aparece el “Mr Danger”, obra maestra del guitarrista venezolano Felix Martin en YouTube (http://www.youtube.com/watch?v=walbMQSxZnk) también sobre un discurso presidencial histórico, donde un rock progresivo de orfebre gongorino, bisturí de laser apocalíptico, opera una disección lingüística implacable sobre la pieza más impresionante de la oratoria chavista. Con los dos presidentes anteriores Jovino Neto y Alonso Toro se mantienen elegantemente alejados de la burla, recurso deleznable; logran elevar el nivel de ambigüedad. Felix Martin alcanza quizás el punto supremo de caos semántico con su montaje del presidente Chávez calcado, delineado minuciosamente por la guitarra eléctrica :”You are a donkey, Mr Danger”. En el juego de espejos musicales surge una certeza: nuestros juicios nos juzgan a nosotros mismos, como decía Sainte Beuve. Pero en este “Mr. Danger” estamos desamparados. Aquí “bestial” significa que se rompieron todos los códigos; así es el Arte.

Acerca de pauldesenne

Composer / Writer
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s